arquitectura

MAC Buenos Aires


DISEÑO: DMP arquitectura

LUGAR: Buenos Aires, Argentina

FECHA: 2012


El arte ha superado al museo. Las cajas blancas estáticas se han convertido en las mejores

posible solución que la arquitectura puede ofrecer al arte contemporáneo. Pocos ejemplos se desvían de esto para ofrecer espacios complejos solo para encontrarse con quejas del mundo del arte. Las galerías de cajas blancas neutras son imprescindibles para la colección permanente del museo, pero no son suficientes.

Mientras tanto, generaciones de comisarios y artistas buscan nuevas condiciones espaciales para mostrar su trabajo, readecuando museos según sus necesidades o incluso ocupando nuevas tipologías para convertirlas en galerías de arte efímeras. ¿Hay alguna alternativa?

El Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires es un arco de 6 pisos que contiene todos los servicios y circulaciones creando un gran espacio abierto en forma de cubo donde se suspenden una serie de módulos de exhibición, ofreciendo a los usuarios un espacio dinámico con múltiples configuraciones. El museo puede estar completamente abierto, implementando un mecanismo de puerta de hangar, con clima templado o completamente encerrado en una envolvente de vidrio. La planta baja se comunica con un potente espacio diáfano donde llega el Puente de la Mujer.

Un cuidadoso plan urbano conecta aún más la Plaza Colón con los muelles a través de la plaza del museo, creando un hermoso paseo desde el lado urbano de la ciudad cerca de la Casa Rosada, a través del patrimonio industrial de los Muelles y hacia el parque ecológico que bordea el Río de la Plata.

En el 6to piso se ubica un espacio fijo de exhibición de 1500 m2, creando completamente una planta abierta dentro de la estructura del techo, aprovechando la luz natural y las vistas a Puerto Madero. Colgado en el interior del arco, el resto del espacio expositivo está contenido en módulos móviles de 15x15m, que pueden apilarse, conectarse horizontalmente o separarse. El acceso a los módulos expositivos se realiza a través de las paredes; donde las cafeterías, los baños, los ascensores y las escaleras se agrupan convenientemente. Los curadores pueden establecer caminos simples de un solo piso a través de uno o varios módulos de exhibición. Por otro lado, también son capaces de diseñar un flujo complejo de varios pisos con alturas cambiantes y áreas de descanso en terrazas.

Los artistas pueden ocupar el espacio resultante entre los módulos y la estructura, que se convierte en una sala semipública con una variedad de configuraciones en constante cambio. Desde atrios monumentales de 5 pisos de altura hasta flujos complejos similares a cuevas, este espacio puede contener enormes esculturas, artes escénicas, instalaciones de luces o casi cualquier cosa que se le ocurra a un artista.

2051 2053 2048 3426
3425 2050 2052